enero 12, 2017

Pérdidad fetal aumenta con la reproducción asistida

El Instituto Robinson de la Universidad de Adelaida en Australia, realizó un estudio donde se evidencia que los bebés que se forman a partir de la reproducción asistida, tienen más riesgo de morir los primeros 28 días de su nacimiento o nacer prematuramente.
El Instituto Robinson de la Universidad de Adelaida en Australia, realizó un estudio donde se evidencia que los bebés que se forman a partir de la reproducción asistida, tienen más riesgo de morir los primeros 28 días de su nacimiento o nacer prematuramente.
Los bebés concebidos a través de terapias asistidas, incluyendo la fertilización in vitro, corren un mayor riesgo de morir en el parto que aquellos concebidos naturalmente, según un estudio divulgado este recientemente en Australia.
El estudio halló que estos bebés tienen el doble de posibilidades de morir en los primeros 28 días de nacimiento y de nacer de forma prematura, mientras que, la posibilidad de tener un peso por debajo de lo normal se triplica.  Estas observaciones se desprenden del análisis de  unos 300.000 nacimientos. El jefe de la investigación, explicó que el estudio se centró en analizar factores perinatales como el peso al nacer, la gestación y la muerte fetal y después, en compararlos entre sí con todas las tecnologías utilizadas actualmente en las clínicas de reproducción asistida.
El científico que realizó el estudio alertó que las mujeres que utilizan medicamentos para inducir la ovulación, como parte de los tratamientos de fertilidad, pueden correr el riesgo de tener una pérdida fetal.  “Lo que notamos en este grupo de mujeres es que a veces sus bebés, al menos en los casos de partos únicos, están seriamente comprometidos en lo que se refiere al resultado perinatal. Sus infantes eran 250 gramos más ligeros, además afrontan casi siete veces más el riesgo en el raro pero catastrófico resultado de tener una pérdida fetal o una muerte neonatal”, agregó el científico.